Recomendaciones para el cuidado de las tarimas de madera en verano

Lunes, 02 Julio 2012

Ha llegado el verano y mucha gente nos pregunta como realizar el cuidado y mantenimiento de sus suelos de madera ahora que las temperaturas suben y el clima es más adverso en la mayoría de los lugares.

La madera y sus productos derivados, son materiales higroscópicos, es decir absorben o ceden humedad del ambiente en función de las condiciones higrotérmicas _humedad y temperatura_ en que se encuentran.

La humedad interna de la madera debe idealmente situarse entre el 6 % y el 9 %, variando dicho índice del orden del 1% por cada variación del 5 % de la humedad relativa en el aire. Es necesario prever el acondicionamiento adecuado _ventilación, calefacción, protección contra la incidencia directa del sol..._ de los locales para que la madera no se vea sometida a variaciones dimensionales no previstas.

En las zonas centrales, la alta humedad relativa del aire en invierno, puede provocar un incremento en el tamaño de la tarima. En cambio, durante el verano esta humedad disminuye bruscamente dando lugar a una pérdida de humedad en la tarima que se refleja en pequeñas aberturas o juntas. Para evitar esto debemos mantener en el interior de la vivienda una humedad relativa del aire entre el 35% y 60% recurriendo a deshumidificadores o pastillas antihumedad en invierno y a humidificadores _dosificadores de vapor_ , colocando recipientes de agua en algunas partes de la casa o fregando el suelo con agua dos ó tres veces por semana en verano.

 En las zonas litorales, las condiciones de humedad relativa del aire son inversas, siendo muy altas en verano, por lo que las recomendaciones descritas anteriormente deberán ser tenidas en cuenta a la inversa para procurar mantener los locales con una humedad relativa entre el 50% y el 70%.

La ventilación del interior es muy importante para mantener los correctos niveles de humedad interior, por eso se recomienda no cerrar totalmente las ventanas o ventilar periódicamente la vivienda si no va a estar habitada por largos periodos de tiempo.

Deja un comentario