Claves técnicas para acertar en la elección de las puertas de madera

Miércoles, 30 Marzo 2016

Las puertas de madera de cualquier espacio son las que nos dan la bienvenida al mismo, las que nos reciben y nos provocan una primera impresión y las que -de forma diaria y constante- están al servicio de una vivienda, una oficina, un establecimiento o cualquier otro tipo de local o espacio público. Por ello, además de cuidar su estética y diseño para que ese primer impacto sea el que nosotros buscamos, también debemos prestar mucha atención a los aspectos más técnicos para su buen funcionamiento. La forma en que estas puertas de madera estén configuradas determinará en gran medida la durabilidad y resistencia de la misma. Cuando una puerta de madera cumpla ciertas garantías y prestaciones su vida útil será mucho más larga y nos aseguraremos, además, de que durante la misma no aparezcan fallos, defectos ni problemas de forma.

Para que esto sea así, Grupo GUBIA -estudio sevillano especializado en el diseño y construcción de espacios en madera y bambú- recomienda estar especialmente atentos a las siguientes características de las mismas:

1-    Composición de la hoja de la puerta.

Cuando estemos buscando una puerta de madera, deberemos elegir -primeramente-  entre que esta sea hueca o maciza. La primera, la hueca, está vacía en su interior –tan sólo alberga un trillaje de cartón- y recubierta por un cerco perimetral de madera maciza, acabado en ambas caras con tableros de partículas o de fibras de distintos espesores. A mayor espesor de estos tableros, mejor resistencia ofrecerá la puerta. El segundo tipo, la puerta maciza, está formada por un tablero de las mismas características pero con todo el espesor de la propia puerta. En su perímetro estos tableros se refuerzan con listones de madera.

Puerta acústica a medida terminada en tablero melamínico blanco fonoabsorbente

La diferencia entre ambos tipos radica en calidad, resistencia al impacto, aislamiento acústico y aislamiento térmico. El peso de la propia puerta también deberá tenerse en cuenta a la hora de elegir una u otra. Por eso, en el caso de puertas especiales o de grandes dimensiones el tratamiento de la composición de la hoja deberá ser aún más cuidada para evitar, por ejemplo, que resulte imposible de colgar. Para estos casos existen tableros macizos de fibra aligerados con espesores de hasta 50-60mm que funcionan muy bien si se refuerzan perimetralmente con madera. Otra solución para evitar el peso excesivo en el caso de las puertas de madera de grandes dimensiones es rellenar su estructura interna con materiales aislantes y ligeros, como lana de roca, fibra de poliéster, poliuretano inyectado, etc. Estas, además, resolverán otro tipo de exigencias como las acústicas o térmicas.

2-    Cercos o marcos de la puerta.

El cerco de la puerta es el elemento que soportará el peso de la hoja, por lo que su espesor será determinante para aguantar determinados esfuerzos y para elegir uno u otro. Estos marcos se pueden fabricar en diversos materiales, pero generalmente se hacen en MDF acabado con chapas en madera natural, lacados o acabados con resinas melamínicas,  en aluminio y acero para edificios públicos con alta afluencia de personas, como centros socio sanitarios, educativos, deportivos, etc.

En el caso de las puertas de grandes dimensiones es recomendable que estos cercos sean de madera maciza.

Puerta lacada blanca con detalle  en roble 04

3-    Herrajes de cuelgue.

Los herrajes de cuelgue son los sistemas que nos aseguran el correcto funcionamiento de una puerta a lo largo de su vida útil. Existen variedad de herrajes de cuelgue en función del sistema de apertura de la propia puerta: pernios, bisagras de pala, bisagras ocultas, sistemas pivotantes, plegables, correderas con guía superior… Si una puerta se descuelga, no bascula correctamente o no se desliza con la suavidad que debería el motivo, con toda probabilidad, se esconce tras estos herrajes. Por ello, aunque es cierto que estos engranajes suponen una parte importante en el coste final de una puerta, es siempre recomendable destinarles la partida adecuada para asegurarnos que la puerta no falle y deje de cumplir su función como debiera.

4-    Otros herrajes.

Se engloban aquí desde una manilla o un tirador, hasta picaportes unificados, picaportes silenciosos, imantados… En el mercado existen multitud de variantes y el acierto con el que se instale en una puerta de madera será fundamental para su buen funcionamiento, estética y diseño. Habrá que tener en cuenta, entre otros factores, la distancia al punto de una cerradura o la distancia al eje.

Puerta lisa lacada en blanco y enrasadas a tapajuntas. Lleva un tablero blanco hasta el techo para simular más altura 02

Sobre todas estas cuestiones y muchas otras en cuanto a diseño de puertas de madera, asesora y ofrece soluciones Grupo GUBIA. Tanto para viviendas privadas, como espacios públicos.

Deja un comentario